El cura mendigo

Por curaSantiago Luna

Monseñor era un gran ateo. En su niñez varias circunstancias le ayudaron a descubrir las ventajas del sacerdocio.

Mientras sostenía en su mano izquierda la copa de vino, Monseñor Tomas Cipriano Duarte, jugaba con su hermoso anillo. Siempre que lo hacía la solución a sus problemas resultaba milagrosamente.

Recordaba perfectamente sus épocas de monaguillo en la parroquia del pueblo, que le enseñaron durante agotadores días que la fe solo es un negocio. Mucho tuvo que padecer mientras estuvo al servicio del padre García; se sofocaba en las calurosas tardes de los miércoles en las que escuchaba las tediosas letanías del grupo de oración. El joven monaguillo Duarte tenía un don especial, enredar a las personas con sus palabras; las ingenuas ancianitas fueron su presa más fácil. Al finalizar todas las reuniones, las misas o eventos, dejaba un toque de su arte.

(más…)

Published in: on agosto 5, 2009 at 3:56 am  Dejar un comentario  
Tags: ,

Manuela

Por Santiago Luna

manuelaDesnuda frente al espejo Manuela se contempló sin recato mientras tocaba su piel. Alcanzó a sonrojarse al pensar en quienes se burlaban de su aspecto. Tomó su cabello y lo dejó caer de medio lado, como una generosa lluvia de oro sobre su pecho de marfil. Recordó entonces la vez que su padre la golpeó hasta el cansancio. Dejó que sus mano se deslizara cuidadosamente por los contornos de su nueva nariz, aún hinchada. Con delicadeza rozó sus labios, soñó que eran los más deseados, y al serlo salió a flote el destello de una sonrisa. En la dulce tarea de reconocerse a sí misma palpó su mentón y jugueteó ligeramente con sus senos. Exhaló un suspiro de lo que parecía ser felicidad. Pero no se detuvo, dejó que sus dedos corretearan por su vientre. Se distrajo un instante en el agujerito redondo del ombligo. Y luego descendió hasta el pubis, hizo una breve pausa y entonces agarró con decisión la enorme verga, que era su mayor orgullo.

Published in: on julio 22, 2009 at 11:11 am  Comments (1)  
Tags: , , ,