Una mentira para Micaela

María Eugenia de Aparicio 

Imagen

 Bajé despacio la escalinata del avión, esperaba ver los brazos levantados de mis padres y de Pastora. La emoción me confundió, movía las manos saludando a desconocidos que se asomaban de reojo por el ventanal del corredor. No vi a mi familia y mi sonrisa terminó en un gesto de intranquilidad, recorrí el pasillo con una sensación extraña en el pecho.  Las maletas pasaron frente a mí muchas veces, con ansiedad apreté el gato de peluche que le llevaba a Jesús.

– ¿Es usted Elba del Castillo?

Supe que algo había pasado, llevé las manos al rostro y comencé a llorar.  (más…)

Published in: on octubre 4, 2012 at 4:04 pm  Dejar un comentario  
Tags:

Sin final

Juana Mesloba

Los tenis rotos dibujan  un perfecto trazo sobre la línea blanca de la carretera. No mira hacia atrás, la ha encontrado y  es el único camino que quiere seguir. Las manos se hunden en los bolsillos de la vieja chaqueta, los hombros se contraen, el frio cala los huesos, le pesa el cansancio. La luz del automóvil que avanza directo a él lo enceguece, la fricción de las llantas contra el pavimento irrumpe la tranquilidad del bosque, el extraño desciende. ¿Te pasó algo? ¿Esa sangre? ¿Estás herido? ¿Cómo te llamas? (más…)

Published in: on julio 27, 2012 at 3:04 pm  Dejar un comentario  
Tags:

Martes trece

Mauricio López Peralta

 El martes trece Jacinto, semiinconsciente, sacó una de sus piernas de la cama y posó con temor su pie izquierdo en el suelo. Perezosamente se levantó hasta terminar sentado en la cama. Estiró los brazos lo más que pudo y se desperezó con un grito ahogado. Se sentó en el sanitario y orinó. El chorro de agua fría terminó de despertarlo. Una taza de café negro, el periódico, los clasificados y salió de su casa a buscar trabajo.

–     ¡¡¡El baño se va con nosotros!!!

(más…)

Published in: on julio 20, 2012 at 10:19 pm  Dejar un comentario  
Tags:

Café de aniversario

Leonardo Arias

Al fin dormida. Él se desliza bajo las cobijas sin hacer ruido. Le rodea el cuello y con ambas manos en tenaza aprieta. Patalea, rasguña, grita y muere asfixiada por la presión de una almohada en la cara. No es que sea un hombre malo. Los hombres malos no ríen. Pero el codo de Esther en su vientre acabó con su risa. ¡Bernardo son las seis! Forma de despertarlo un domingo.

Se sienta en el borde de la cama. Bosteza, se rasca la cabeza, busca las pantuflas, mira a Esther, se levanta y sale de la alcoba. Tiene cuarenta y dos años, regordete, medio calvo, de baja estatura y lentes, un ser asquerosamente inofensivo. Tanto que lleva quince años de matrimonio con Esther. La conoció en el bufete de abogados. Hoy es su aniversario de bodas. (más…)

Published in: on julio 20, 2012 at 9:16 pm  Dejar un comentario  
Tags: ,

La caja

Jenifer Arango

Cuando cerró la caja, también cerró su sonrisa, me dijeron. Nadie  había visto las miradas del viejo, ni siquiera él mismo. Volverlo a ver era como reconstruir a un hombre que ya nadie conocía y escarbar en sus ojos el recuerdo o el olvido  de la abuela y de él mismo. Quise devolverme. Caminé por el pasillo recordando sus gestos,  dudé si el hecho de encontrarlo entre las cuatro paredes donde se había encerrado voluntariamente, esperando un regreso, tenía que ver  conmigo. La puerta estaba entreabierta. Nadie se atrevía a tocarla y mucho menos a entrar, no respondía, ni siquiera miraba a quienes le llevaban la comida.

ImagenImagen

(más…)

Published in: on julio 19, 2012 at 11:49 pm  Dejar un comentario  
Tags:

Euroclidom

Alex Campos

“…El miedo herrumbra las áncoras.” Julio Cortázar

                   Sara consideró tiempo atrás la posibilidad de escapar, cerró la puerta de la cabaña y caminó despacio hasta la mecedora. Ahora se balancea sobre la silla acariciando su vientre de casi nueve meses: – Aún no he decidido tu nombre, cariño – dice alzando lentamente la mirada – ¿Qué tal, Philip

                 A las cinco treinta de un amanecer de Septiembre, Philip Thome se levantará de su cama, abofeteará una mejilla de su esposa, la izquierda, para variar. Tomará una taza ardiente de café luego de bañarse y observará los titulares del noticiero. Mary terminará de planchar. – It´s pretty – exclamará Philip, acariciándole el pómulo amoratado, mientras agarra la camisa blanca con la que irá a trabajar.  (más…)

Published in: on julio 18, 2012 at 11:59 pm  Dejar un comentario  
Tags:

Telarañas

Alexander Campos

Un diamantino halo se introduce como un milagro en la habitación a oscuras. Su resplandor devela las radiantes baldosas conectadas entre sí por gruesas capas de musgo. La cocina, que limpié anoche, llena de inmundos vahos, solo me ofrece un café  con olor a bosque, que dejo para más tarde. (más…)

Published in: on junio 28, 2012 at 12:08 am  Dejar un comentario  
Tags:

Autito amado

María Eugenia de Aparicio

Imagen

 Domingo por la mañana, Abelardo con la camiseta del equipo amado escucha el partido de futbol, se toma la pocholita  mientras policha su escarabajo. Con balletilla saca brillo de lo  más escondido del autito, se siente orgulloso. Está quedando como nuevo, y de repente el pulso se le acelera, ya no sonríe y un grito estremece el vecindario. (más…)

Published in: on junio 8, 2012 at 11:00 pm  Dejar un comentario  
Tags:

Y se despojó de sus braguitas de seda

María Eugenia de Aparicio

Inquietas retozaban en el parque. Sus braguitas se les veían, según el lugar en donde se hiciese el tío que las acompañaba. Sus risas resonaban mientras se movían al vaivén del columpio. Eran inmensamente huérfanas, de no haber sido por el tío Hugo, un joven hermano del padre, seguramente habrían ido a parar a un orfanato. (más…)

Published in: on junio 1, 2012 at 10:16 pm  Dejar un comentario  
Tags:

Repollo

Leonardo Arias

¡Agarren a ese hijo de puta, no se nos puede escapar!

Sentía el aire quemándole el pecho. Sus piernas temblaban con cada zancada, pero no podía detenerse. Aunque no los veía, podía sentir el rumor de sus pisadas. Pensaba en ella. No quiso huir. Sí tan sólo le hubiera insistido. Ya no importa. Dobló una calle y luego otra. Su carrera se había convertido en una caminata torpe. Se recostó en una pared. Le faltaba el aire. No podía más. La  calle será su tumba. (más…)

Published in: on marzo 6, 2012 at 5:39 pm  Dejar un comentario  
Tags: